¿Puede en política dejarse a Dios a un lado?

0 comments

Posted on 5th marzo 2012 by admin in Doctrina Social de la Iglesia |Filosofía

Monseñor Michel Schooyans, Catedrático Emérito de la Universidad de Lovaina, respondió a la pregunta ¿puede en política dejarse a Dios a un lado? en la Lección Magistral de la Cátedra Ángel Herrera Oria, impartida el día 2 de diciembre de 2004 en la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

La cuestión ha sido decisiva en el pasado y no lo es menos para el futuro de las sociedades humanas. Cuando miramos la historia nos damos cuenta de que el gran problema planteado desde la antigüedad es, por así decirlo, el del exceso de dioses. Estos dioses estarían en el origen de la constitución de muchas sociedades políticas. FUS-TEL DE COULANGES tiene escritas sobre este asunto páginas clásicas y, antes de él, en el penúltimo capítulo de El contrato social, Jean-Jacques ROUS-SEAU recuerda la religión civil que, durante tanto tiempo, ha cimentado la unidad política de las sociedades.

Sin embargo, desde los tiempos antiguos se ha manifestado también una cierta protesta: ¿la su-misión a la Ciudad debe ser total e incondicional? Si bien es cierto que muchas veces «la salvación de la patria era la ley suprema», no lo es menos que numerosos autores, como HESÍODO, SÓCRATES, SÓFO-CLES y CICERÓN, se plantearon el problema de saber si existe, o no, una justicia superior que se impone a los hombres, unas leyes no escritas, grabadas en la conciencia.

Puede consultar el texto completo de la Lección Magistral de Monseñor Schooyans, en Dios o el postulado de la razón práctica. Sphaera nº5 CEU Ediciones. Madrid 2005.

La Cátedra Ángel Herrera Oria promueve el estudio y la enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia.

Doctrina Social, por Juan Manuel de Prada

0 comments

Posted on 18th enero 2012 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

Enlace al artículo Doctrina Social de Juan Manuel de Prada publicado en XL Semanal el pasado domingo 15 de enero.

Muchos católicos creen que sobre las realidades sociales, políticas y, muy especialmente, económicas no pueden hacerse juicios de naturaleza teológica o moral, por pertenecer dichos ámbitos a una esfera enteramente secular. Por eso, cuando hablan de economía, aceptan categorías radicalmente anticristianas, sin examinar los presupuestos antropológicos o, más precisamente, teológicos, que convierten la economía moderna en un nuevo Moloch al que alegremente se sacrifican millones de vidas humanas. Pero renunciar al análisis de estas realidades desde presupuestos teológicos y morales es tanto como dimitir de la fe.

Seguir leyendo en XL Semanal

Diez lecciones de antropología, economía y ética

0 comments

Posted on 13th enero 2012 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

II Edición: Diez lecciones sobre Economía, Antropología y Ética

Seminario impartido por D. Rafael Rubio de Urquía, director del Centro Superior de Doctrina Social de la Iglesia

Descargar programa del ciclo

Fechas y horario

Jueves de 12.30h a 14.00h

9, 16 y 23 de febrero; 8, 15, 22 y 29 de marzo; 12 y 19 de abril; 3 de mayo

Lugar
Sala de juntas de la Facultad de Económicas y Ciencias Empresariales.

Universidad CEU San Pablo de Madrid. C/Julián Romea 23

 

Inscripción gratuita

Plazas limitadas

 

Más información

Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala

Pº Juan XXIII 8, 28040 Madrid

Telf: 91 456 84 06 Fax: 91 456 84 02

Correo-e: info.angelayala@ceu.es

www.angelayala.ceu.es

Familia y subsidiariedad

0 comments

Posted on 26th octubre 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

El correcto orden de la sociedad se hace visible en la medida en que la autoridad cumple su función subsidiaria. Ésta es más factible siempre y cuando existan entidades que realicen funciones que, de otra forma, deberían ser cubiertas por la autoridad. Al mismo tiempo, algunas de estas entidades son primarias para la sociedad. La familia y la empresa son algunos ejemplos de entidades intermedias que puedan hacer comprender mejor la tesis aquí defendida.

la familia es la primera de las instituciones intermedias que hace posible el correcto ordenamiento de la sociedad. Sin ella, la persona no puede crecer de forma adecuada, siendo su concurso primordial para el conjunto. En los últimos años, sin embargo, la cultura occidental tiende a silenciar su papel, diluyéndola como motor básico o desconfigurándola. El Magisterio de la Iglesia es claro respecto su función primaria. Citaré sólo algunos ejemplos.

En primer lugar, el Catecismo de la Iglesia Católica afirma que: “La familia es la célula original de la vida social’. Es la sociedad natural en que el hombre y la mujer son llamados al don de sí en el amor y en el don de la vida. La autoridad, la estabilidad y la vida de relación en el seno de la familia constituyen los fundamentos de la libertad, de la seguridad, de la fraternidad en el seno de la sociedad. La familia es la comunidad en la que, desde la infancia, se pueden aprender los valores morales, se comienza a honrar a Dios y a usar bien de la libertad. La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad.” Por tanto, según el Magisterio de la Iglesia esta institución es esencial para el correcto orden social; sin ella, la sociedad no puede crecer del mismo modo. Por tanto, la autoridad cumplirá con la subsidiariedad si existen familias que cumplan con su función y si respeta su configuración natural. De ese modo, el Catecismo concluye diciendo que “la familia debe ser ayudada y defendida mediante medidas sociales apropiadas. Cuando las familias no son capaces de realizar sus funciones, los otros cuerpos sociales tienen el deber de ayudarlas y de sostener la institución familiar. En conformidad con el principio de subsidiariedad, las comunidades más vastas deben abstenerse de privar a las familias de sus propios derechos y de inmiscuirse en sus vidas.”

Todo ser humano nace en una familia y crece en ella; es una institución natural que manifiesta la libertad humana. Hombre y mujer que se unen mediante su consentimiento fundan una nueva pequeña célula que posibilitará la vida. Juan Pablo II, que trató el tema en múltiples lugares y que hizo especial hincapié en su defensa, afirma en la Carta a las familias que la defensa de la familia está en la misma línea que los derechos del hombre porque su defensa significa defender la esencia de lo humano dentro de la sociedad.

Por eso afirma que “los derechos de la familia están íntimamente relacionados con los derechos del hombre. En efecto, si la familia es comunión de personas, su autorrealización depende en medida significativa de la justa aplicación de los derechos de las personas que la componen. Algunos de estos derechos atañen directamente a la familia, como el derecho de los padres a la procreación responsable y a la educación de la prole; en cambio, otros derechos atañen al núcleo familiar sólo indirectamente. Entre éstos, tienen singular importancia el derecho a la propiedad, especialmente la llamada propiedad familiar, y el derecho al trabajo”.

Por consiguiente, la verdad de la familia como entidad intermedia hace visible un correcto ordenamiento social. La familia es la comunidad de vida fundada en el amor. Por tanto, la vigencia que para la sociedad tiene es la de ser la comunidad donde se aprende a ser quien se debe ser. Si esta comunidad está desvirtuada, si esta comunidad no cumple con su misión y con su función, ¿como puede triunfar la sociedad?. Este es el problema de la desunión del matrimonio: cómo crear una sociedad verdaderamente humana fundada en la familia, una verdadera civilización del amor cuando la familia no se defiende. En ella, el hombre es verdaderamente hombre. Además, la autoridad podrá ejercer su función subsidiaria ayudando a construir la familia en todo aquello que sea menester, sin intentar imponer realidades nuevas que subyuguen el verdadero sentido de la familia.

Seguir leyendo en Subsidiariedad y Concepción orgánica de la sociedad, de Pablo López Martín, en El principio de subsidiariedad: su naturaleza y aplicación política y educativa, de  Bullón de Mendoza, B. y Sánchez Garrido, P. (eds)  Editado por CEU Ediciones (disponible aquí la descarga en formato e-book)

¿Qué motivos indujeron a Pío XII a utilizar la Navidad como plataforma temporal litúrgica de sus grandes mensajes?

0 comments

Posted on 11th octubre 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

,

Los radiomensajes navideños de Pío XII, de José Luis Gutiérrez García. Editado por CEU Ediciones

El fundamental lo consignó de modo expreso y siempre con la solemnidad debida: el nacimiento de Jesús, el Salvador, es “el hecho excelentísimo sobre todos los demás de la historia del género humano”. Cima inigualable e inalcanzable de la historia y de la creación, marcada por el hecho, sobrenatural, asombroso, de la Encarnación del Verbo eterno para redimir al género humano.

De acuerdo con esta significación fundamental, la Navidad ofrece ocasión sumamente propicia para la comunicación del Papa con los hijos de la Iglesia católica y con todos los cristianos. La Navidad, manifestaba Pío XII, “nos ofrece cada año la ocasión de expresar a todos los fieles del mundo nuestro paternal saludo con el sentimiento profundo del vínculo misterioso que, a los pies de la cuna del Salvador recién nacido , une entre sí en la fe, en la esperanza y en el amor a los redimidos por Cristo”.

Intervino además un segundo motivo. El de aprovechar la Navidad para atender también a los creyentes no cristianos y asmismo a los no creyentes y levantar el ánimo de todos. Para muchos la Navidad no conserva otros encantos que los de una fiesta puramente humana, como envoltorio sin contenido, como vaina sin fruto. Padecen la ceguera de quienes circunscriben su mirada a los estrechos límites de lo temporal. Y deben ser ayudados.

Como causas adicionales se fueron añadiendo otros motivos en cuanto a los contenidos de los radiomensajes: la experiencia universalmente sangrienta de la Guerra Mundial, las tensiones crecientes de la subsiguiente guerra fría, y los azarosos avatares de la paz fría.

Tales fueron en sucinta exposición los motivos determinantes de las enseñanzas contenidas en los radiomensajes, que integran exclusivamente la cantera documental para este estudio.

Seguir leyendo en Los radiomensajes navideños de Pío XII, de José Luis Gutierrez García, editado por CEU Ediciones

Puede conseguir aquí la versión gratuita en e-book o solicitar su ejemplar a través de la tienda virtual de CEU Ediciones

Es la verdad la que nos posee a nosotros y la que nos motiva

0 comments

Posted on 12th septiembre 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia |Filosofía

,

Foto: Pablo Velasco

Discurso de Benedicto XVI a los jóvenes profesores universitarios. El Escorial, 19 de agosto de 2011

Señor Cardenal Arzobispo de Madrid, queridos Hermanos en el Episcopado, ueridos Padres Agustinos, queridos Profesores y Profesoras, distinguidas autoridades, amigos todos:

Esperaba con ilusión este encuentro con vosotros, jóvenes profesores de las universidades españolas, que prestáis una espléndida colaboración en la difusión de la verdad, en circunstancias no siempre fáciles. Os saludo cordialmente y agradezco las amables palabras de bienvenida, así como la música interpretada, que ha resonado de forma maravillosa en este monasterio de gran belleza artística, testimonio elocuente durante siglos de una vida de oración y estudio.

En este emblemático lugar, razón y fe se han fundido armónicamente en la austera piedra para modelar uno de los monumentos más renombrados de España.

Saludo también con particular afecto a aquellos que en estos días habéis articipado en Ávila en el Congreso Mundial de Universidades Católicas, bajo ellema: “Identidad y misión de la Universidad Católica”.

Al estar entre vosotros, me vienen a la mente mis primeros pasos como profesor en la Universidad de Bonn. Cuando todavía se apreciaban las heridas de la guerra y eran muchas las carencias materiales, todo lo suplía la ilusión por una actividad apasionante, el trato con colegas de las diversas disciplinas y el deseo de responder a las inquietudes últimas y fundamentales de los alumnos. Esta “universitas” que entonces viví, de profesores y estudiantes que buscan juntos la verdad en todos los saberes, o como diría Alfonso X el Sabio, ese “ayuntamiento de maestros y scolares con voluntad y entendimiento de aprender los saberes” (Siete Partidas,partida II, tít. XXXI), clarifica el sentido y hasta la definición de la Universidad.

Seguir leyendo

Nuevos documentos prueban que Pío XII salvó a más de diez mil judíos

0 comments

Posted on 27th julio 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

La leyenda negra de colaboración con el régimen nazi que pesa sobre el Papa Pío XII, que no tiene su origen en una obra de teatro de ficción de un autor cercano al partido comunista y estrenada en los años 60, no tiene ninguna histórica y se muestra totalmente falsa.

A la ya larga lista de pruebas en este sentido se suman los hallazgos del investigador alemán Michael Hesemann en la iglesia de Santa María del Alma de Roma: Pío XII consiguió salvar a más de 11.000 judíos romanos de su deportación al campo de concentración de Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial.

Pío XII fue informado el 16 de octubre de 1943 de las deportaciones de judíos en Roma, tras lo cual el Papa envió una protesta oficial ante el embajador alemán ante la Santa Sede y pidió que se detuvieran los arrestos. Al no recibir respuesta, el Papa envío a su sobrino para que se reuniera con el obispo austríaco Alois Hudal, vicario de la iglesia de Santa María del Alma, con quien el régimen nazi mantenía una relación “cordial”, para pedirle que enviara una carta al gobernador alemán en Roma, el general Reiner Stahel, para pedirle que detuviera las deportaciones.

Hesemann ha descubierto la carta en la que Hudal escribe que “una alta fuente vaticana” le había informado de que esa mañana había comenzado el arresto de los hebreos de nacionalidad italiana” y le pedía urgentemente, “en el interés de un diálogo pacífico entre el Vaticano y el comando militar alemán, que ordenara la detención de esas deportaciones en Roma y en la zona periférica”.Además subrayaba que la reputación de Alemania en los países extranjeros requiería una medida de este tipo e incluso existía el peligro de que el Papa protestase abiertamente.

Stahel respondió por teléfono a Hudal, a quien aseguró que había informado a la Gestapo local de que el general Himmler había ordenado que se detuvieran los arrestos de forma inmediata” por el “estatus especial de Roma”.

En otro documento descubierto por Michael Hesemann afirma que el obispo Hudal consiguió, a través de sus contactos con Stahel, que 550 instituciones y colegios religiosos estuvieran exentos de las inspecciones de la policía militar alemana.

Michael Hesemann es el representante en Alemania de la fundación Pave The Way, cuya finalidad es fomentar el diálogo interreligioso. En su web ha publicado algunos de los documentos citados.

Una casa sin ventanas

0 comments

Posted on 8th junio 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

,

Ángel Herrera Oria, sobre el aislamiento de la Universidad respecto de la sociedad y los peligros de esta actitud, en un discurso de 1933.

Si hubiera en nuestra Universidad el sentido de la propia conservación, si hubiera en ella un espíritu amplio; si en lugar de ser unos centros donde hay una serie de compartimientos estancos sin formación hubiera una verdadera alma universitaria, la Universidad, por su propio interés, asipiraría a convertirse en una gram institución social y querría tener el concurso de toda la sociedad: de los padres, de los antiguos alumnos, de las profesiones liberales, de los industriales, del mundo obrero. Pero la Universidad, por desgracia, está ligada con egoísmos y privilegios, que, en lugar de elebarla al rango que le corresponde, la empobrecen y asfixian. Es una concepción mezquina. Estas universidades, que se ha dicho con razón que son casas sin ventanas, están ausentes de todas las corrientes de la vida; estas universidades, que se han comparado a esas poleas locas que giran vertiginosamente, sin enlace con ningún organismo industrial; que son semejantes a esos ríos que se deslizan pausados y turbios por el fondo de sus cauces, sin ser capaces de fecundar las riberas que están besando sus aguas saludables.

La Universidad, al servicio de la verdad

0 comments

Posted on 7th junio 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

,

Una vez que nos aproximamos hacia el final del curso académico, es buen momento para repensar la idea de Universidad que tenemos, qué Universidad queremos y por cuál Universidad trabajamos. En este sentido un buen material son algunas reflexiones de D. Ángel Herrera Oria apuntaba en la década de los 30 sobre el tema. Son matices interesantes, que, teniendo en cuenta la época en la que fueron afirmados, pueden servir de piedra de toque para una reflexión hoy

La Universidad no puede estar al servicio de una política que en su nombre indica que es contingente, variable. La Universidad no puede estas más que al servicio de la verdad, que es universal, invariable y eterna. Al apartarse de toda política de partido, realizará la Universidad una política ta alta y generosa, que sólo ella puede organizarla: la política de la verdad. El patriotismo mismo con bandera de partido, apasionado, arrebatado, frenético, violento, es indigno de la Universidad, y, sin embargo, el foco del patriotismo en la Universidad existe: de un patriotismo realista cuya base intelectual reside en el conocimiento de la propia historia; de un patriotismo sabio que no ignora cuáles son los resortes morales de nuestra grandeza; de un patriotismo humano y católico que comprende y estima la aportación de las demás patrias y aspira a armonizar todos los esfuerzos para federar la evangelización del mundo y aumentar la cultura y el bienestar de todos los hombres, sea cualquiera el continente donde hayan nacido.

No soluciones, sino principios

0 comments

Posted on 18th mayo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

Ángel Herrera Oria fue el primer presidente de la Asociación Católica de Propagandistas

¿Es que la doctrina pontificia nos dice: ésta es precisamente la solución? No. No digáis jamás: en el Evangelio están las soluciones. No. Ni en San Pablo, ni en León XIII, ni en Pío XIm ni en Pío XII; señalan algunas veces un camino y más como un consejo de ordinario; están en el terreno de los principios.

Ángel Herrera Oria, indicando que la Doctrina Social de la Iglesia no es una lista de recetas, sino que son orientaciones y principios dirigidos a todos los hombres de buena voluntad.