30º Aniversario de Laborem Exercens

0 comments

Posted on 13th mayo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

,

Portada del libro Las tres encíclicas sociales

Es una de las Encíclicas sociales más importantes de Juan Pablo II

Si bien fue publicada el 14 de septiembre de 1981, la fecha prevista iba a ser el 15 de mayo anterior, coincidiendo con el 90º aniversario de Rerum Novarum, pero el atentado que sufrió el Papa provocó necesariamente el retraso de la publicación.

Lo cierto es que este año se celebra el 30º Aniversario. Las claves de este documento las podríamos determinar en los siguientes puntos:

Destinatarios: todos en la Iglesia y todos los hombres. Documento, pues, universal.

Género literario: encíclica. Magisterio ordinario sobre cuestiones sociales. Predominio de datos de razón y experiencia, con apelación a elementos de revelación confirmatorios de los primeros.

Contenido: El trabajo es el gran tema monográfico de la encíclica. No se abordan todos los tópicos del mismo, ni se repite lo ya enseñado en documentos anteriores del Magisterio. Hilo conductor del texto es el hecho de la creación y el dominio del hombre sobre la tierra. La LE subraya que “el trabajo humano es una clave, la clave esencial de toda la cuestión social”; añade que “ocupa el centro mismo de la cuestión social”; y concluye que tiene “importancia fundamental y decisiva” en la humanización de la vida. El tema queda situado en el nuevo contexto de nuestra época, sometida a cambios generales y acelerados

Finalidad: “Recordar siempre la dignidad y los derechos de los hombres del trabajo, denunciar las situaciones en que se violan tales derechos, y contribuir a orientar estos cambios para que se realice un auténtico progreso del hombre y de la sociedad”. Descubrir, además, los nuevos significados del trabajo y formular los nuevos cometidos que se brindan en lo social a todos, dada la actual mundialización de la vida, y siempre en conexión con los documentos del anterior Magisterio. En una palabra, revalorizar la dignidad y la primacía del trabajo.

Seguir leyendo en Las tres encíclicas sociales, de José Luis Gutiérrez

Testamento espiritual del prior de los monjes asesinados en Argelia

0 comments

Posted on 15th abril 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

El 26 de marzo de 1996 siete monjes trapenses -cistercienses de la estricta observancia- fueron secuestrados de su monasterio de Nuestra Señora del Atlas, en Tibhirine, Argelia. Murieron degollados el 21 de mayo. Este testamento espiritual (firmado y fechado en Argel el 1 de diciembre de 1993 y en Tibhirine el 1 de enero de 1994)  fue abierto el domingo de Pentecostés 25 de mayo de 1996.  

Padre Christian de Chergé

Si me sucediera un día -y podría ser hoy- ser víctima del terrorismo que parece querer involucrar ahora a todos los extranjeros que viven en Argelia, desearía que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recordaran que mi vida estaba entregada a Dios y a este país. Que aceptaran que el único Señor de toda vida no podría permanecer ajeno a esta partida brutal. Que oraran por mí: ¿cómo podría ser hallado digno de tal ofrenda? Que supieran asociar esta muerte a tantas otras igualmente violentas, relegadas a la indiferencia del anonimato.

Mi vida no tiene más valor que otra. Tampoco menos. En cualquier caso, carece de la inocencia de la infancia. He vivido lo suficiente como para saberme cómplice del mal que, lamentablemente, parece prevalecer en el mundo, y también de aquel que podría golpearme ciegamente.

Llegado el momento, querría tener ese instante de lucidez que me permitiera solicitar el perdón de Dios y el de mis hermanos en la humanidad, y al mismo tiempo perdonar de todo corazón a quien me hubiera golpeado. No podría desear una muerte semejante. Me parece importante declararlo. De hecho, no veo cómo podría alegrarme de que este pueblo al que amo fuera acusado indistintamente de mi asesinato. Sería un precio demasiado alto para la que, tal vez, llamarán la «gracia del martirio» debérsela a un argelino, quienquiera que sea, sobre todo si dice actuar por fidelidad a lo que él cree que es el islam. Conozco el desprecio con el que se ha llegado a rodear a los argelinos globalmente considerados. Conozco igualmente las caricaturas del islam que alienta cierto islamismo. Es demasiado fácil tranquilizar la conciencia identificando esta vía religiosa con los integrismos de sus extremistas.

Argelia y el islam, para mí, son otra cosa: son un cuerpo y un alma. Lo he proclamadobastante, según lo que he recibido de ellos concretamente, encontrando ahí con mucha frecuencia el hilo conductor del Evangelio que prendí en las rodillas de mi madre, mi más temprana Iglesia, precisamente en Argelia y, ya entonces, en el respeto de los creyentes musulmanes. Evidentemente mi muerte parecerá dar la razón a los que me han tratado a la ligera como ingenuo o idealista: «¡Que diga ahora lo que piensa!». Pero aquellos deben saber que por fin se liberará mi curiosidad más punzante.

He aquí que, si Dios así lo quiere, podré sumergir mi mirada en la del Padre, para contemplar con él a sus hijos del islam como él los ve, totalmente iluminados por la gloria de Cristo, frutos de su pasión, investidos del don del Espíritu,cuyo gozo secreto siempre será establecer la comunión y restablecer la semejanza, jugando con las diferencias.

Por esta vida perdida, totalmente mía y totalmente de ellos, doy gracias a Dios queparece haberla querido toda entera para ese gozo, através y a pesar de todo.

En este gracias, en el que está todo dicho ya de mi vida, ciertamente os incluyo a vosotros, amigos de ayer y de hoy, y a vosotros, amigos de aquí, junto a mi madre y a mi padre, mis hermanas y mis hermanos, y a los suyos ¡el céntuplo acordado, como se prometió!

Y a ti también, amigo del último instante, que no habrás sabido lo que hacías. Sí: también para ti quiero este gracias y este «a-Dios» por ti previsto. Y que se nos conceda reencontrarnos, ladrones felices, en el paraíso, si así lo quiere Dios, Padre nuestro, tuyo y mío. Amén. Insh’allah.

Kazajistán: modelo de tolerancia religiosa. De Antonio Alonso Marcos

0 comments

Posted on 29th marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia |Noticias del IHAA |Pensamiento Político

, ,

Kazajistán: modelo de tolerancia religiosa, de Antonio Alonso

Kazajistán: modelo de tolerancia religiosa, de Antonio Alonso

A diario saltan a los medios de comunicación noticias sobre ataques terroristas perpetrados por fundamentalistas y extremistas. Pero este libro nos muestra un modelo de convivencia pacífica en un país con una extensión cinco veces superior a la de España: Kazajistán.

Allí conviven más de 140 etnias y alrededor de 40 confesiones religiosas. Y lo hacen en paz. Si además tenemos en cuenta que la zona en la que se encuentra enclavada es Asia Central, donde los problemas con el terrorismo yihadista son el pan nuestro de cada día, el mérito es aún mayor.

¿Cómo llegó a conformarse este modelo de tolerancia religiosa? ¿Es este un modelo impuesto desde arriba? El autor hace un recorrido histórico que nos muestra cómo estas estepas han sido el hogar para distintos pueblos y etnias y cómo la actual nación de Kazajistán ha sabido aprovechar este acerbo y asentar sobre esa base su convivencia y el progreso de su sociedad, sabiendo asimilar también el Islam de una manera particular. Además, el Presidente Nazarbáyev ha logrado mantener vivo y eficaz esta herencia a través de iniciativas que el libro describe tales como el Centro Internacional de las Culturas y las Religiones o el Congreso de las Religiones Mundiales y Tradicionales.

El autor es el primer investigador español que ofrece, a través de su obra, un análisis serio y extenso sobre la presidencia kazaja de la OSCE y su repercusión en la zona y en la propia organización.

Este libro es fruto de una profunda labor investigatoria del autor, como puede comprobarse en la Bibliografía que aporta, pero también de su experiencia personal por aquellas tierras, donde pudo llevar a cabo entrevistas con distintas personalidades políticas, diplomáticas y sociales del país.

El Grupo UNISCI ha editado la obra de Antonio Alono, profesor del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala, añadiendo un título más a su lista de libros sobre Seguridad y Defensa y llenando un hueco en el panorama español donde el continente asiático, en concreto Asia Central, no es muy conocido.

La universidad y la intolerancia religiosa

0 comments

Posted on 28th marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

,

¿Que pasa en la Universidad? Si alguien que desconociera la actual situación de España tuviera noticia de los desagradables sucesos ocurridos en diferentes universidades quedaría sumamente perplejo. ¿Cómo es posible , podría preguntar, que se ocupe, se impida la entrada, e incluso se profane, los lugares, es decir las capillas, donde se reúnen pacíficamente algunos universitarios para aquellos actos de culto propios de su fe religiosa? Son locales legalmente establecidos y que la misma universidad se ha comprometido formalmente a respetar para el fin al cual han sido destinados. Estos desmanes cobran una mayor gravedad por el hecho de que hayan tenido lugar en los recintos universitarios. Si la libertad religiosa es una de la libertades fundamentales y garantía de un Estado de derecho, la institución universitaria, por sus orígenes vinculados a la Iglesia, y por su inexcusable misión educadora, tendría que ser celosa de la practica escrupulosa de esta libertad.

En la universidad se aprende, o por lo menos se debería enseñar la importancia de las ideas para la vida del hombre. Lo que se hace no esta nunca totalmente desvinculado de lo que se piensa. Esta es una de la razones de ser de las enseñanzas universitarias, El conocimiento no es mera curiosidad, o erudición diletante, o bien corresponde al ansia de saber, presente según dice Aristóteles en la Metafísica, en todo hombre., o bien encuentra su objetivo en la dirección de la acción ya sea moral, artística o técnica, por ello una acción no presidida por la reflexión no es propiamente acción humana. Teniendo en cuenta estas afirmaciones podemos ahora intentar comprender mejor los que ha pasado en la universidad.

Es un presupuesto casi universal de la enseñanzas universitarias actuales en nuestro pais, el que la fe no aporta nada a la razón, es mas se le otorga la garantía de no extraviar el conocimiento por los caminos de la superstición. En último lugar la misma razón tendrá como unos sus propios objetivos mostrar la irracionalidad de la fe. Este tipo de planteamiento, a pesar de su origen en el racionalismo diocechesco, continua presente en el ateismo militante actual Puesta esta premisa se sigue una consecuencia necesaria: hay que eliminar de la universidad -lugar de la razón- la presencia de todo aquello relacionado con la fe cristiana . Se han hecho incompatibles, religión cristiana y universidad. La lógica interna de este tipo de razonamiento ya lo hacia notar el genial Ramón Llull : la negación de Dios comporta el odio a la misma idea de Dios: “Si Dios no es, se sigue que sea amable su privación y que sea odiable su ser…” ( Ramón Llull, Arbre de Sciencia VI, I). Estamos viviendo las consecuencias de unas enseñanzas que intencionada o frívolamente llevan consigo determinadas conductas.

Tememos que estos hechos sean, por una parte, reflejo de algunos de los males mas profundos que aquejan a la universidad española y, por otra parte, también hay que reconocer, que la universidad es el lugar donde se manifiesta algo que ya está presente en su entorno social. El laicismo agresivo del que actualmente tenemos manifestaciones muy varias es anuncio y signo de actitudes que están poniendo en peligro la paz y la sana convivencia entre los españoles. En España no se puede atacar a la Iglesia católica sin graves consecuencias para todos, de ello desgraciadamente tenemos triste experiencia histórica.

Por José María Alsina Roca. Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala

El tweet más importante de la historia

0 comments

Posted on 24th marzo 2011 by pablovelasco in Doctrina Social de la Iglesia

, ,

El profesor de la Universidad Francisco de Vitoria, Javier de la Rosa, durante su intevención

Empleando la terminología acuñada por Umberto Eco, el profesor de la Universidad Francisco de Vitoria, Javier de la Rosa, ha descrito la disyuntiva que se plantea ante la irrupción de las formas de comunicación de la web 2.0 como la que el autor italiano estableció entre los ‘apocalíticos’ y los ‘integrados’. Y ante este dilema, lo tiene claro, “hay que ser integrado”.

Desde su punto de vista, esta opción aparece aún más clara si se es católico. Y esto es así porque de lo que en el fondo se trata es de adaptarse a los nuevos lenguajes de hoy, “como hizo Jesucristo en su día”. “Cristo –ha explicado el ponente- se adaptó a las personas y a su manera de entender la realidad”.

Para mayor elocuencia en su argumento, Javier de la Rosa, que ha expuesto estas reflexiones en el seminario ‘La actualidad del pensamiento de Juan Pablo II, organizado por el Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala’, ha afirmado que de los caracteres que caben en un mensaje de tweeter, “Cristo sólo habría necesitado 63” para escribir el “más importante de la historia: ‘amad a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.

Claro que a De la Rosa no se le escapan los peligros de deshumanización que conlleva el imperio creciente de lo virtual, pero sugiere que lo que está sucediendo se vea como un desafío, con sus amenazas y sus oportunidades. Es la trascendencia de estas últimas la que le ha llevado a decir que “se está produciendo la segunda parte de la revolución cultural de la que habló Juan Pablo II”.

¿Y en que consiste este relevante cambio en lo que toca a los medios de comunicación social? Ni más ni menos que en el paso de la “unidireccionalidad a la bidireccionalidad” en el tráfico de la comunicación entre las personas y los medios. Esto es, que “los medios, hasta ahora, hablaban, y ahora tendrán que escuchar”.

Juan Pablo Sanz. Gabinete de comunicación CEU San Pablo

Puede escuchar en formato mp3 las ponencias de la mesa redonda La responsabilidad con la verdad: Juan Pablo II y los medios de comunicación

La pregunta por el sentido

3 comments

Posted on 22nd marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia |Filosofía

,

El mundo está hecho de manera que es nuestra libertad la que le da sentido.El sufrimiento, la enfermedad y la muerte son inherentes a nuestra existencia. Será la forma de afrontar, como individuos y como sociedad, el sufrimiento propio y ajeno, lo que dignificará a la persona y a esa sociedad.

Es la muerte la que dice de la vida. Ante ella: “perdonad buen caballero si os hice esperar”, el caballero dirá: “hace tiempo que os espero”, no así el caballero malo: “dile que no estoy en casa”, nunca está preparado. La muerte da sentido a la vida. Qué dignidad la del pueblo japonés al acogerla. En la portada del periódico ABC  del 18 de Marzo, leemos “Japón reza”, un militar eleva sus oraciones entre las ruinas. Es el sentido del sin sentido sobre el que se preguntaba precisamente en el mismo periódico el filósofo Gabriel Albiac.

El Creador se abajo dejando a nuestro arbitrio la aceptación de la propia comprensión. Sin embargo, el anhelo hacia lo trascendente nos constituye, es metafísico, se manifiesta en cada cataclismo y sufrimiento de la humanidad. Las preguntas surgen ahí, eso canta el pastor errante de Leopardi: “dime luna, ¿adónde tiende este mi vagar breve y tu curso inmortal?”. Cuanto me gusta el entender quevediano de la hora suprema: “serán ceniza, más tendrá sentido; polvo serán, más polvo enamorado”. Fuera de eso, no cabe más.

Beatriz Bullón de Mendoza. Profesora de Doctrina Social de la Iglesia del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala en la Universidad CEU San Pablo.

¿Quién tiene miedo a la libertad en Somosaguas?

0 comments

Posted on 15th marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

Después de la “invasión” de la capilla de la Universidad Complutense en el Campus de Somosaguas, algunos estudiantes de esa universidad han publicado este manifiesto que aquí reproducimos:

Fue el pasado jueves. Cerca de cincuenta personas entraron en la capilla del campus de Somosaguas, rodearon el altar y se desnudaron. Estamos dispuestos a discutir con cualquiera acerca del sentido o sinsentido de las capillas en la universidad, del cristianismo y de todo lo que preocupe e interese a la comunidad universitaria. Sin embargo, irrumpir de un modo ofensivo en un templo sagrado es una cosa bien distinta, un hecho triste y doloroso que nada tiene que ver con la vida universitaria, con el diálogo y la capacidad crítica que desde siempre la han caracterizado.

Hace un año algunos estudiantes comenzamos a escribir un pequeño periódico llamado Samizdat que repartimos mensualmente en la universidad. Como puede leerse en numerosos blogs en internet, el mismo periódico y otros manifiestos que hemos difundido durante los últimos meses han sido ocasión para dialogar con profesores y estudiantes de cualquier signo y opinión: laicistas, no creyentes y cristianos. Muchas personas, a favor o en contra de lo que decíamos, han agradecido nuestras iniciativas y reconocido la necesidad de un verdadero diálogo que no tema la diferencia.

Lamentablemente, como hemos podido ver y experimentar en primera persona, no todo el mundo se alegra de que en nuestra universidad haya disparidad de opiniones, de que haya estudiantes que se expongan y no tengan miedo a ir en contra de la opinión dominante o de la opinión que algunos desearían dominante. Sin ir más lejos, días antes del asalto a la capilla, varios estudiantes de Políticas “decidieron por consenso” que debíamos abandonar la facultad y dejar de repartir el periódico. Esta posición, cargada de impotencia, indica qué tipo de universidad y sociedad quieren construir algunas personas: una sociedad en la que solo se escuche una voz, la suya; en la que desaparezca la presencia pública de los cristianos y de todos aquellos que se muestran libres frente al poder establecido. ¿Es ésta la universidad y sociedad que queremos?

No escribimos este panfleto porque nos guste “guerrear”, aunque ¡ojalá encontráramos gente que quisiera “guerrear” con la razón, que quisiera pensar y discutir hasta el agotamiento! Cuando esto último sucede quiere decir que la universidad está viva: amas lo suficiente la vida como para entrar en diálogo con otros sin necesidad de eliminar, censurar o aplastar. Ojalá que la pasión por el estudio y el interés que la realidad nos despierta a diario encuentren en la universidad espacios reales de discusión y libertad, de verdadera aceptación de los otros. Así evitaremos que lo que más queremos se vea dominado por una perezosa ideología.

No hay universidad si no hay libertad de expresión, la libertad real de exponer las propias ideas y discutirlas en el espacio público. Toda opinión y objeción ―sea del signo que sea― es siempre una oportunidad de crecer y dar razones de la propia experiencia, una fuente de nuevas preguntas y estímulos en el camino hacia la verdad. Es en el diálogo donde las personas se muestran realmente a pecho descubierto, donde se resquebraja la ideología, donde uno valora y somete a sana crítica sus propias propuestas.

A.C. Atlántida. atlantidaghis@gmail.com

marzo 2011

 

La realidad es testaruda

0 comments

Posted on 4th marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

Es lo lógico y natural, a nadie debe extrañar que el sentido común se imponga y no sólo eso,  sino que cuando se realizan estudios científicos estos ponen de manifiesto que lo que funciona, que lo bueno para el hombre, es lo que el sentido común dicta. Esta introducción viene a cuento de la noticia publicado en Infocatólica la semana pasada, noticia que reza como sigue “Un estudio de la Universidad de Harvard da la razón a la Iglesia sobre la transmisión del Sida”.

Y por qué el referido estudio da la razón a la Iglesia, porque sus conclusiones son claras: el fomento de la fidelidad conyugal y la reducción de la promiscuidad sexual han permitido rebajar los porcentajes de personas adultas infectadas por el SIDA en Zimbawe. Es decir, cuando se humaniza la sexualidad, que es lo que ha pedido Benedicto XVI, se combate eficazmente el SIDA. Y no sólo se combate el SIDA sino que se trata a la persona con riesgo de contagio de forma acorde a su dignidad. Se les considera personas capaces del autodominio (el hombre a diferencia del animal está capacitado para controlar sus instintos), capaces de la virtud.

Habrá quien se extrañe de las conclusiones del informe, incluso habrá quien se sorprenda mucho de que esas conclusiones coincidan con las propuestas de la Iglesia y de Benedicto XVI sobre la lucha contra la propagación del SIDA. Yo no me extraño: la Iglesia es, en nuestros días, el lugar de refugio del sentido común, especie en extinción o como suele decirse el menos común de los sentidos. Por eso no nos extraña que Harvard de la razón a la Iglesia, porque sabíamos que la tenía. Quizás el título correcto del artículo hubiera sido “El estudio de Harvard tiene razón porque coincide con el sentido común expresado por la Iglesia”.

El autor del estudio, Daniel Halperin se pregunta “cómo es posible que las políticas de prevención más significativas hayan sido realizadas hasta ahora basándose en evidencias que resultan sumamente débiles”. Es decir, cómo es que las políticas de prevención contra el SIDA sólo se basaban en el uso del condón cuando no había evidencias sólidas de su razonabilidad y cuando existía el ejemplo de Uganda que demostraba con hechos esto que ahora que se produce en Zimbawe. La respuesta a su pregunta es sencilla Sr. Halperin, es posible por la ideología, porque en el mundo de hoy los problemas no se resuelven desde el sentido común sino desde la ideología, y por eso se hace tanto daño al hombre. Por el contrario la Doctrina Social de la Iglesia no es una ideología, no es un reduccionismo del hombre y de la realidad, y por eso es capaz de atender a la integridad del hombre y a la situación concreta. Por eso acierta.

Luis Zayas Satrústegui es profesor de Doctrina Social de la Iglesia del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala en la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

¿Existe libertad en Europa?

0 comments

Posted on 2nd marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

Esta es la reflexión que a uno le surge cuando lee la siguiente noticia: “Una alemana va a prisión por negarse a que sus hijos reciban la educación sexual del Estado”. Así reza el titular de una notica recogida en Religión en Libertad . Cuando hablamos de situaciones de falta de libertad solemos llevar nuestra mente a países con regímenes totalitarios o a países donde predomina el fundamentalismo musulmán. Sin embargo, no somos conscientes de los fuertes ataques contra la libertad individual que se están produciendo en nuestra querida Europa, de una forma taimada y subrepticia pero con una contundencia inexorable. Ataques que, en muchas ocasiones, tienen el añadido de provocar la exclusión de los cristianos. No podemos olvidar otras situaciones de restricciones de libertad como la recusación contra Buttiglionne por parte del parlamento europeo para ser comisario europeo, las presiones a Polonia para que eliminara el derecho de objeción de conciencia de los médicos ante el aborto,…

Europa con su fuerte mentalidad socialdemócrata, que afecta tanto a gobiernos socialistas como del partido popular europeo y que supone el deseo constante por parte de Estado de dirigir hasta el último milímetro la vida de sus ciudadanos, es hoy un lugar donde la libertad está en peligro. Europa es un lugar donde el ejercicio natural del derecho de los padres a educar a sus hijos puede suponer pena de cárcel. Europa es hoy un lugar donde el Estado no duda en violentar hasta  aspectos más íntimos de la persona como es la sexualidad. Y todo esto no en un país del antiguo bloque comunista, no sino en la todopoderosa y admirada Alemania, gobernada por la cristiana Merkel. Ante esta situación me surgen algunas preguntas ¿Qué es Europa hoy? ¿Podemos estar orgullosos de la Europa que estamos o están construyendo? ¿Tendrá alguna relación la pérdida de libertad en Europa con el rechazo a sus raíces cristianas? Yo tengo claras las respuestas: Europa es hoy una burocracia opresiva camino del 1984 de Orson Wells; no podemos estar orgullosos de esta Europa; sin cristianismo no hay ni libertad individual ni libertad social. Ahora bien, surge la pregunta clave ¿cómo vamos a defender nuestra libertad en esta Europa? ¿estamos dispuestos a seguir el ejemplo de estas madres alemanas por el bien de sus hijos?

Luis Zayas Satrústegui es profesor de Doctrina Social de la Iglesia del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala en la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

Alfonso Sebastiá Viñals, el primer profesor de Doctrina Social de la Iglesia beatificado

0 comments

Posted on 1st marzo 2011 by admin in Doctrina Social de la Iglesia

No es que el hecho de ser profesor de Doctrina Social de la Iglesia suponga por sí misma una causa suficiente para ser beatificado, aunque desde luego es un dato que habla de las virtudes de esa persona.

Alfonso Sebastiá Viñals es el primer profesor de esta disciplina beatificado.

Nació en Valencia en 1910. Ingresó en el Seminario de Orihuela en 1920, donde estudió Humanidades. Fue ordenado sacerdote en 1933 y su primer destino fue como párroco en Castellón. Desarrolló una intensa labor apostólica desde la Acción Católica y sobre todo como director de la Escuela de Formación Social de Valencia (fundada por la Asociación Católica de Propagandistas) donde difundió la Doctrina Social de la Iglesia.

Fue martirizado en 1936 por su condición de sacerdote: “Voy a morir, estoy seguro. Sólo pido que reces por mí para que pueda perdonar hasta el último momento”, fueron sus últimas palabras dirigidas a un familiar.

El 11 de marzo de 2001 fue beatificado por Juan Pablo II.

Oración:

Oh, Dios, salvación de cuantos te aman, que con bondad haces resplandecer en la Iglesia el testimonio de tus beatos mártires Alfonso Sebastiá Viñals y compañeros; guía nuestros pasos en el camino de la caridad, para que alcancemos la vida eterna que tus gloriosos siervos han recibido como corona. Dígnate otrogar la canonización al Beato Alfonso y a sus doscientos treinta y dos compañeros mártires, y concédeme, por su intercesión, el favor que te pido. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.